COMER RAMEN EN MEDELLÍN

Espacios para disfrutar de la comida japonesa en Medellín están atrapando a los curiosos.

0
34

El gusto por la cultura japonesa se abre espacio en Medellín. En la ciudad hay un lugar donde se comparte la música, producciones animadas, el idioma y la comida de este país.

 

- Advertisement -

Se trata de Haiku Café Maid, un local ubicado cerca a la estación Suramericana del Metro, en la calle 49B # 64b – 12. Para los amantes de la comida japonesa, y en especial del ramen, el detalle es que este lugar sólo abre los sábados y no requiere reserva.

 

El ramen no es una creación puramente japonesa, ante todo es una fusión con la comida china y se adaptó a las distintas tradiciones culinarias de su gente. Según el portal de cocina Directo al Paladar, la “característica que define al ramen japonés, y que lo diferencia de la sopa china, está en el caldo”.

 

Este plato llegó a conocerse entre locales principalmente gracias a la proyección de series animadas como Naruto y Pucca, animaciones donde el ramen siempre aparece como un ícono en las historias.

 

Pero el interés por conocer Haiku Café Maid y probar su comida no radica sólo en personas aficionadas al anime; por el contrario, la temática se vuelve seductora para paladares curiosos, atrevidos y ávidos por nuevas experiencias gustativas.

Es el caso de una familia de 8 personas que una vez se encontraban almorzando en el Café Maid y aprendieron a utilizar los palillos chinos, pero al final sólo dos decidieron comer con ellos. Éstas y muchas historias hacen parte de la experiencia ramen que brinda el café. Cada plato está acompañado de curiosidad, carcajadas, fotografías al menú y a las maid, quienes hacen las veces de meseras.  

Foto: Isabel Agudelo

UNA EXPERIENCIA CULTURAL

 

Cada maid, una mujer vestida muy al estilo manga, se encarga de sus clientes, les enseñan a manejar los palillos chinos y les mencionan algunas expresiones en japonés. Ante todo, lo que ofrece el café es una experiencia cultural.

 

El menú de Haiku Café Maid ofrece variedad: sushi, onigiri, tallarines, postres creativos como el  helado frito y otros servidos en pequeños platillos con forma de inodoros. Las personas tienen la oportunidad de observar los cuadros, dibujos e intervenciones artísticas realizadas por el dueño. Además, hay una vitrina con souvenires sobre series animadas como Pokemón. La música que ambienta es Kpop y Jpop, ideal para el concepto del lugar.